lunes, 1 de septiembre de 2008

en el ascensor

Toca temita calentito, recién sacado del horno, la bollo en el ascensor, o como sobrevivir a un tórrido momento metida en un horno con cuerdas y vertical para terminar en posición horizontal o ……, tenemos imaginación suficiente para situarnos en la historia? a mi la imaginación me sobra, más que nada porque esta junto con la de ligarme a una azafata de pelo rizado en los aseos de su trabajo para más inri que da más morbo, pero eso es una fantasía de altos vuelos y como hay que aterrizar en la realidad es más factible este, bueno factible, en el caso de que tengas la buena o mala suerte de quedarte encerrada en un ascensor con la vecina del segundo, hace poco tuve un sueño erótico en el que la trama giraba en torno a esto, pero claro el sueño era tan vivido que moje la sábana, eso creo, o sería el sudor de estos calores nocturnos veraniegos.

A lo que iba, el sueño, no lo he sacado de una película porno, más quisiera, ver una y que sea de calidad, cosa harto difícil de por sí, pues eso, que estaba durmiendo, arropada bajo el suave ronroneo del ventilador, con la sábana acariciando mis rodillas y enroscada a la almohada, posición ideal para dejarte abrazar por Morfeo y te ves a ti misma vestida de forma arreglada pero informal, maquillada cuando tu normalmente vas de calle, entras en un edificio grande, de considerable altura, con varias placas bruñidas en la fachada, una de ellas me anuncia que es una agencia de publicidad y al ser consciente de que en mi mano descansa un portafolios sé que me dirijo a una entrevista laboral, cruzo el zaguán y me encamino hacia los ascensores, son dos, uno a cada lado separados por una franja de pared, detrás de mi se aproxima una chica de mi edad aproximada y me hecho a un lado para dejarla sitio, nos miramos, miramos al ascensor, estoy nerviosa pero no sé si por la mirada penetrante que me lanza la desconocida o por mi entrevista inminente, taconeo nerviosa con los pies y en esos momentos se abre la puerta, salen tres personas con prisas, uno de ellos sin querer tropieza conmigo y el contenido del portafolios se desparrama por el suelo, la desconocida se agacha como un resorte y alcanza mis papeles a la par que yo me agacho, nos quedamos inclinadas en el suelo, sus dedos sostienen mi curriculum y mis manos se acercan prestas a recogerlas, nuestros dedos se rozan, me incorporo rápidamente mientras me aliso la falda y agarro el bolso como una desesperada, la desconocida me sonríe, me entrega el curriculum y acto seguido se desliza detrás de mi, me quedo parada delante del panel de los botones, nerviosa sin atinar a reaccionar y una voz dulce a mis espaldas me dice:

- si vas a la entrevista, dale al duodécimo, yo también me dirijo hacia allí.
- Vale, gracias, contesté con una pizca de ansiedad, la desconocida parecía que se regocijaba con mis nervios.

Me quedo tiesa y cerca del panel con la vista fija en las puertas del ascensor, pensando en la desconocida que me observa sin yo saberlo detrás de mi, no entiendo mi timidez ni mis nervios porque no es la primera vez que me viajo en ascensor con gente, aunque a atractivo hasta ahora nadie la había superado, y más que atractivo era lo que me hacía en cuanto a ponerme nerviosa y eso poca gente lo conseguía.

El ascensor iba por la quinta planta cuando me aventura a girar la cabeza, la desconocida me observaba con atención y de improviso sonrío, la sonrisa le iluminaba la cara y la hacía parecer más atractiva aún, tenia unos ojos rasgados de color miel y una melena rizada de color castaño, su cara ovalada estaba salpicada de pecas y unos hoyuelos se le marcaron cuando dijo con dulzura:
- No te pongas nerviosa, hoy no habrá mucha gente en la entrevista y creo recordar que la persona que va a realizar las entrevistas es encantadora, lo más seguro es que por lo poco que he podido observar de tu y mientras lo decía señalaba con el índice mi portafolios, no tendrás problemas, termino con un ademán al aire para quitar importancia.
- Me encogí de hombros para aparentar indiferencia pero estaba bastante nerviosa y conseguí balbucear un gracias, que sonó seco.

Nos miramos un rato más, el ascensor subía lentamente, en un tiempo que se me hizo larguísimo aunque no durara más de 10 minutos, me dio tiempo a observarla más nítidamente, creo que también se dirigía a la entrevista porque iba muy arreglada, perfumada, restos de un olor dulzón impregnaba el espacio que compartíamos, era consciente también de ser observada por ella y eso intensificaba mis nervios, pero no me importo, me gustaba la sensación, como de estar a la expectativa, nuestros ojos se recorrían como si lo que veían fuera de su aprobación, nuestras comisuras tiraban inconscientemente hacia arriba como impulsadas por un hilo invisible, mis dedos se retorcían y cuando ya estábamos a punto de llegar se puso a mi lado y me hizo un gesto diciendo:

- que tengas suerte, espero verte pronto, me dijo con una sonrisa de oreja a oreja y un guiño del ojo pasando justo por delante de mi y dejándome sin posibilidad de reaccionar.

Salí detrás de ella un poco anonadada y me dirigí a una de las puertas acristaladas que anunciaba el nombre de la empresa donde tenía que realizar la entrevista, crucé las puertas, giré la cabeza en derredor y me fui derecha a un grupito de gente que merodeaba por allí, pregunte y me confirmaron, dijeron que irían llamando, pasaron dos que fueron despachados enseguida, a continuación el chico que estaba a mi lado entró en una de las puertas del fondo y a los veinte minutos salió con una amplia sonrisa, supuse que había tenido suerte y sido convocado para la entrevista final, segundos después se oyó mi nombre y con lentitud acompañada de ansiedad abrí la puerta de la estancia.

Dos hombres estaban sentados en una amplia mesa, con un ordenador, papeles, en fin, lo que hay en una oficina, saludé a los dos y cuando iba a sentarme en la silla que me habían preparado una figura salió de detrás de otra estancia y se dirigió hacia el centro de donde estaban los otros dos entrevistadores.

Mi boca no se cerraba, la sorpresa me dejo que no atinaba a cerrarla, mientras observaba con incredulidad a la desconocida del ascensor……………….

continuará ( a joderse)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues has conseguido meterme en situacion... y dejarme jodida con ese "continuara". A ver como me lo montas porque me he puesto en el lugar d esa otra chica!!

Me gustan tus fantasias y te agradezco mucho q las compartas.
un beso

labollo dijo...

te has puesto en qué lugar?
en la de la desconocida o la bollo?
jajaja
pq amos que tela eh? la bollo es muy bollo pero las desconocidas en el ascensor saca su parte más timida
anónima, has escrito otro lazarillo?
la lazarilla bollo?
me estás dando ideas

Anónimo dijo...

Cachis en tooooooooooo jajaja, tu te crees que nos puedes dejar asi? joerrrrrrr jajaja, me parto sola.
Gracias, muak!
z

labollotemplá dijo...

Cachis?. Creo que conozco a tu amiga, bollo. Y ar favó de Continuar ya mizmo pleasse!. Besito.